Marcha-nordica.net

Técnica, análisis de material, tienda, salud… y mucho más¡¡

Marcha nórdica en verano

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

La llegada del verano, especialmente si vives en el Sur, suele suponer que nuestros bastones se queden en el armario por una buena temporada. ¿Quieres continuar practicando tu deporte favorito durante los próximos meses? !Sigue leyendo¡

Consejos para practicar la marcha nórdica en condiciones de calor

Este consejo te va a parecer un poco obvio, pero… ¡evita las horas de calor¡ Vence la pereza y levántate bien temprano, podrás realizar tu sesión de entrenamiento antes de que apriete el calor. Luego una buena ducha y tendrás energía para toda la jornada  🙂

Si no eres muy de madrugar, busca la caída de la tarde. Si planificas tu ruta en un entorno urbano, tendrás suficiente con la iluminación de la calle mientras que en el entorno natural deberás utilizar un buen frontal led.

Tanto si madrugas como si no, es imprescindible para tu seguridad que utilices un elemento reflectante como un chaleco para que seas bien visible para los conductores.  

Si aun así decides practicar la marcha nórdica en las horas de más calor, cosa que te desaconsejamos, aplica el sentido común. Debes de hidratarte y alimentarte adecuadamente antes  de la actividad y llevar contigo agua y comida en abundancia, realizando tantas paradas como sea necesario.

En cualquier actividad física, es aconsejable beber siempre antes de tener sed y comer antes de tener hambre.

La cabeza siempre debe estar cubierta y nuestros ojos protegidos por gafas de al menos factor 2. Idealmente debemos cubrir la mayor superficie de piel posible, con prendas frescas y transpirables que evacuen la abundante sudoración que se produce.

Si como mucha gente erróneamente hace llevas brazos y piernas descubiertos, estás recibiendo directamente los rayos de sol sobre tu piel, aumentando tu temperatura corporal y con ello el riesgo de sufrir un golpe de calor.

marcha nordica verano

 

Así que haz caso de nuestro amigo el beduino que sabe mucho de calor… 😉

La crema protectora no puede faltar, claro. Y si vas a hacer una actividad larga no olvides repetir la aplicación, la abundante sudoración puede hacer que la crema pierda factor de protección.

Por último, vamos a hablar un poco del calzado. Evita membranas impermeables que van a dificultar la transpiración haciendo que la piel se ablande y puedan aparecer la temidas ampollas. Con un buen calcetín transpirable que nos ajuste bien al pie podremos hacer muchos kilómetros sin molestias.

Beach nordic walking

Pero cuando hace calor lo que apetece es un buen baño, ¿no?. Pues alguien ya pensó en unir el agua y la márcha nórdica y le puso un nombre: beach nordic walking. De este modo, además de refrescarnos, añadimos dos nuevos elementos a la práctica:

  • El agua representa un elemento de resistencia adicional que tenemos que vencer en cada paso.
  • La superficie es inestable, lo que hace trabajar el sistema propioceptivo y fortalece la musculatura profunda que mantiene nuestra postura.

Podemos comenzar nuestra práctica en la rompiente de las olas, donde la arena es más compacta por lo que resulta más fácil caminar y nos podremos ir acostumbrando a la sensación de clavar los bastones en el agua. A medida que vayamos cogiendo soltura, podemos ir adentrándonos en el agua con lo que realizaremos un trabajo cada vez más intenso. Procura que la profundidad del agua supere la cadera.

Ten en cuenta que la playa está siempre ligeramente inclinada, por lo que deberás utilizar bastones de marcha nórdica telescópicos. De este modo podrás ajustar la longitud de cada palo de forma diferente para que tu braceo sea cómodo.

No te preocupes por aplicar una técnica perfecta, !disfruta de las nuevas sensaciones¡  

En el siguiente vídeo podrás ver lo divertido que resulta, anímate a practicar¡

También puedes practicar beach nordic walking en invierno aunque quizá no te apetezca mojarte por lo que tendrás que practicar en la arena seca. En este caso resulta útil utilizar rosetas más grandes para evitar que el bastón se clave demasiado en la arena.

Otras actividades refrescantes

La época estival puede ser un buen momento para hacer un pequeño parón en nuestras caminatas, así luego se cogen los palos con ganas y se puede aprovechar para practicar otros deportes.

El remo por ejemplo es un complemento perfecto para el nordic walking, ya que nos permite realizar una tonificación complementaria del tren superior a la que ya obtenemos con los bastones.

Una forma económica de acercarse a este deporte es mediante la compra de un kayak hinchable. Esta opción nos da una gran versatilidad, ya que plegados ocupan muy poco espacio y podemos transportarlos en el maletero del coche sin necesidad de instalar baca.

De este modo se nos abre un nuevo abanico de posibilidades a la hora de planificar nuestras vacaciones, ya que podemos navegar tanto en el mar como en un pantano.

remar nordic walking